“Me encanta aprender algo nuevo, me gustan novelas que son como una espacia de películas pero escritas, pero cuando soy un poco vaguita, también me gustan los comics.” 

Lidia, 10 años


"Yo quiero que mi niña estudie, siempre la empujo para que estudia. Así en el futuro, puede tener tele-trabajo y ganarse mejor la vida.” 

Enriqueta, 50 años


ENRIQUETA Y LIDIA
(España)


Enriqueta vive en una casa pequeña de 40 m2. En dos minúsculas habitaciones tienen que caber en total 5 personas. Una de las habitaciones la comparte Enriqueta con su hija Lidia de 10 años y otra está ocupada por el hijo de Enriqueta, su mujer y su bebe de un año.

Enriqueta vive de una pensión y como dice, su ex marido tampoco le puede pasar dinero para ayudar a mantenerse y cuidar a Lidia. La casa en que viven es de ocupa. - “Yo pagué a un chiquito unos 500€ y es él que me dio la llave, yo no forcé nada para entrar aquí. La casa estaba en una situación horrible, llena de chinches, cucarachas etc. Tuvimos que limpiar todo..” – explica Enriqueta.

El piso estaba abandonado durante mucho tiempo y la gente se iba llevando cosas hasta quitar prácticamente todo, grifos y ventanas incluidos. Tenían que hacer muchas renovaciones e ir poniendo poco a poco las cosas. En invierno, para mantener la casa aislada, bajan las persianas, quedándose a oscuras. Tampoco tienen la calefacción, sólo una pila de mantas y abrigos. Aun así Enriqueta quiere quedarse allí y desde que entró, pide al banco, dueño del piso, alquiler social. – “Hemos entrado aquí hace 5 años y desde entonces lo que estoy pidiendo es un alquiler social porque cobro sólo 360€ - el REMI. En una habitación los 5 no podemos ir tampoco….”

Durante el confinamiento Lidia, sin ordenador ni conexión estable, no pudo estudiar tampoco. Mientras que otros niños recibían sus deberes y avanzaban online, Lidia esperaba acumulando retraso que tendrá que recuperar sola. Lo pasó duro. Le encanta leer porque los libros son “como películas escritas”, explica. Pero no tiene libros en casa, y durante el encierro tampoco pudo ir a la biblioteca del colegio, que tanto la encanta.

En nuestra sociedad se toma por descontado que todos tenemos internet y ordenadores o tablets en casa. Pero no es cierto y durante el confinamiento muchas familias, sobre todo las que vivían ya en una situación económica precaria antes, tuvieron que afrontar problemas por no poder acceder a la enseñanza o trabajo online.

En la casa de Enriqueta la escuela online fue un sueño al cual Lidia pudo acceder sólo al final del confinamiento, y gracias a la generosidad de un hombre que, conmovido por la situación de la familia, le regaló un ordenador de segunda mano. Para ella fue un día muy hermoso. Le encanta la informática. En la escuela, antes del encierro, a veces podía utilizar ordenadores que son en las salas para el uso colectivo. Cuando recibió el ordenador en casa se puso a llorar. No se lo podía creer. Le dijeron que algún hombre le iba a regalar algo, pero pensaba que iba a ser un muñeco, no se esperaba un ordenador. 


*Enriqueta es una de las usuarias de la Despensa Solidaria en La Horizontal. 
Para saber más sobre el centro y/o apoyar la despensa solidaría entra aquí: LA HORIZONTAL
 
 
 

Hanna Jarzabek - Photography & Documentary Storytelling

Documentary photographer and Multimedia Storyteller specialized in projects addressing discrimination and societal dysfunctions, with accent on Europe.
Website via Visura

Hanna Jarzabek - Photography & Documentary Storytelling is integrated to:
Visura site builder, a tool to grow your photography business
Visura's network for visual storytellers and journalists
A photography & film archive by Visura
Photography grants, open calls, and contests
A newsfeed for visual storytellers