“Yo no quiero ayuda del gobierno, yo quiero trabajar! Porque no me dejan trabajar? Es lo peor… hay mucha necesidad, en campo, en mercados, limpiar casas o cocinar. Pero sin papeles no puedo hacer nada. Ahora necesitamos trabajar para pagar alquiler y comer, luego ya pensaré en mi carrera.”



Flavio (34 años) 
con 18 años de experiencia en el sector de turismo



FLAVIO Y NIVALDO
(Brasil)


Flavio y Nivaldo, una pareja gay de Brasil, llegaron a España en diciembre del año pasado con la intención de pedir asilo. En España, durante los primeros 6 meses los requerientes de asilo no tienen derecho ni a trabajar ni a pedir cualquier tipo de ayuda. Tienen que aguantar. Flavio y Nivaldo llegaron con unos ahorros que pensaban suficientes, invirtieron incluso en clases de idioma para ir preparándose lo mejor que puedan a su nueva vida. Pero finalmente los gastos resultaron más altos de lo que pensaban y el mes pasado se encontraron ya delante un dilema: pagar el alquiler o comprar la comida.

Buscaron pequeños trabajos, recoger patatas o de limpiador, pero incluso si en algunos casos la gente era dispuesta a darles estos trabajos, la pandemia lo cambió todo. Tardaron en pedir ayuda porque nunca antes estuvieron en este tipo de situación. En Brasil tenían la vida bien arreglada: Flavio trabajaba en el sector de turismo mientras que Nivaldo daba clases de historia del arte en una escuela publica. Tenia un buen nivel vida, pero las nuevas políticas de Bolsonaro cada vez más les daban ganas de emigrar.



“Hemos tardado mucho en pedir ayuda, porque pensábamos que como todavía tenemos dinero, hay gente que está en una situación mucho peor. Pero llegó el momento que vi que no voy a conseguir trabajo tan rápidamente como pensaba y que necesito guardar algo de dinero para pagar la luz, el alquiler y todo esto. Nunca hemos estado en una situación así, nunca hemos necesitado pedir asistencia y no hemos venido a España para esto. Pero ahora ya se nos acabó el dinero y lo poco que queda tenemos que utilizar para pagar por lo menos una parte del alquiler. Claro que pensábamos que va a ser complicado venir aquí y cambiar la vida, pero no pensábamos que esto pasará en Europa, que va a ser tan difícil.”

Nivaldo, 26 años, en Brasil enseñaba historia de arte en una escuela pública.  


Se resolvieron a buscar ayuda, recurriendo a las instituciones como Caritas y Cruz Roja, proponiendo en mismo tiempo su trabajo de voluntariado durante la pandemia. No les respondieron ni uno ni otro. Con los servicios sociales consiguieron hablar después de un mucha insistencia con llamadas al 010, para finalmente oír que no les corresponde ninguna ayuda. La asistenta, pidiendo disculpas, les propuso una cesta de comida como ayuda de excepción y que no se podrá repetir. 

En La Brecha*, un centro socio-cultural autosugestionado del bario de Vallecas pueden recoger alimentos cada dos semanas. Lo agradecen y en contrapartida se involucran en la preparación de cestas para otros. Pero lo que siguen repitiendo todo el tiempo es que tienen ganas y fuerzas para trabajar y ganarse la vida ellos mismos.


*Para saber más sobre el centro y/o apoyar la despensa solidaría entra aquí: LA BRECHA
 
 
 

Hanna Jarzabek - Photography & Documentary Storytelling

Documentary photographer and Multimedia Storyteller specialized in projects addressing discrimination and societal dysfunctions, with accent on Europe.
Website via Visura

Hanna Jarzabek - Photography & Documentary Storytelling is integrated to:
Visura site builder, a tool to grow your photography business
Visura's network for visual storytellers and journalists
A photography & film archive by Visura
Photography grants, open calls, and contests
A newsfeed for visual storytellers