JANINA 

42 años, Perú; master en administración y financiación. 
Empleada de hogar y miembro de la asociación Servicio Doméstico Activo (SEDOAC)



“Vine a España hace 17 años, con el contrato, visado y todo. Solo una vez aquí me di cuenta que el contrato era ficticio y que en la realidad tenía que buscarme empleo. Supuestamente iba trabajar en un supermercado… En aquel entonces esto se hacía mucho, había gestorías y empresas que hacían contratos ficticios y te lo vendían a 200-300€ y tu con eso podías obtener un visado. A mi esto me lo arreglaron unos familiares que ya estaban en España, si yo supiera que es así, no hubiera venido, así de claro. 

En Perú yo ya tenía mi diploma y estudios hechos, tengo la titulación en administración y financia, pero mi madre se enfermó de cáncer y llevar un tratamiento de cáncer en mi país es muy caro. Entonces decidí venir aquí, para poder ayudarla. Es duro tomar esta decisión, a ver, nadie se va de su país porque quiere, sino porque tiene un objetivo, una necesidad. Pero dejar todo atrás: tu familia, tu profesión y empezar todo de cero en un país que no conoces … es duro

Conseguí mi primer empleo a los 3-4 meses de estar aquí. Estaba ya desesperada y acepté el trabajo de interna. Yo tenía 23 años y me tenía que ocupar de Ana, una mujer tetrapléjica de 42 años. Tenía que moverla, bañarla, cambiarle el pañal, cambiarle de postura, llevarla hasta la ducha y todo, ella la pobre movía sólo la cabeza. Me decía Yo soy cabeza y tu las manos y la verdad es que nos llevábamos muy bien. Estuve trabajando para ella 3 años y me fui solo porque mi marido, que también vino, ya empezó a tener una situación más estable en el trabajo y yo quería intentar a homologar mis estudios y buscar algo en mi profesión. Como interna no puedes hacer nada, tienes, a lo mejor, tiempo libre solo el finde y ¿que se puede hacer en un fin de semana?

Homologar los estudios aquí es un horror. Te piden un montón de cosas y aunque hice y traje todo, resultó que tenía que estudiar casi 3 años más para obtener el mismo diploma que ya tenía hecho en Perú. Con mi madre enferma a quien tenía que seguir ayudando, ponerse a estudiar 3 años era un lujo que no me podía permitir.

Entonces volví a buscar trabajo, pero esta vez obtuve puestos en supermercado y luego en telemarketing. Estábamos bien pero todo cambió con la crisis en 2007.  Mi marido no encontraba nada en España, finalmente se fue y terminó en Miami trabajando en la hostelería. Y yo me vi obligada de volver al trabajo de hogar, porque era el único que me permitía trabajar algunas horas y ocuparme de mis niñas en paralelo. Y desde entonces ya me quede en este sector.

Desde hace tres años estoy trabajando para una pareja de mayores: un señor con Alzheimer, que se murió en septiembre pasado por el tema de Covid y su mujer, que tiene problemas de visión. Las condiciones son relativamente buenas: 8 horas al día de lunes a viernes por 1000€, pero lo importante es que mi jefa es una persona muy agradecida. Es un gusto trabajar para ella, me respeta, siempre me da gracias por todo, vigila a que no haga horas suplementarias. Y no es habitual… En este sector muchos no valoran el trabajo que haces. Se creen que aquí viene una maquina y en tres horas te va hacer la plancha, cocinar para los niños y dejarte la casa reluciente…. No solo que la gente no nos valora a nosotras, es que no valoran a sus propios padres tampoco. ¿Que concepto tienes de dar a tu madre una vida y cuidado digno, si pagas tan mal y tratas tan mal a la persona que empleas para que cuide de ella?

Hay mucha gente que tiene dinero pero para otra cosa que el sueldo digno de la empleada que tienen en casa…. Pero hay también familias que no pueden pagar un sueldo normal a una cuidadora. El gobierno tiene que poner mucha mano en la ley de independencia para ayudar también a estas familias.
A mi este trabajo me gusta. Es muy bonito, uno entrega su cariño y todo, pero también es muy ingrato porque de un día para otro te pueden echar o si se muere tu empleador, allí te quedas. Y lo peor es que nos quedamos con una mano delante y una por detrás porque no tenemos el derecho a prestación por el desempleo…

Es lo que me da rabia en este trabajo, que no está reconocido, todos los trabajos tienen reconocidos sus derechos. ¿Porque nosotras somos esta parte especial? ¿Porque se nos discrimina y no se nos da los derechos que necesitamos? Yo trabajo, yo cotizo mis 8 horas, yo cumplo mi horario, ¿porque no tengo derecho a paro? a accidente laboral? La Seguridad Social no nos cubre riesgos laborales, ni si te enfermas ni si te caes… Es un sector que le falta equiparar muchas cosas…. Tenemos un camino largo por delante y mira que ya estamos en esto desde hace años…. En 2011 nos dijeron que formamos parte del Convenio 189*, pero no lo ratificaron, así que… seguimos en el régimen especial…. Estamos a 2021 y oye, intención tienen mucho, pero no pasa nada…. Lo único bueno es que cada vez hay más gente que se entera de todo esto porque nos movemos mucho…

La jubilación es otro gran problema. Nosotras cotizamos por tramos, si yo gano 1000€ yo no cotizo por 1000€ porque hay tramos. Primer tramo por ejemplo es de, digamos 200-400€, segundo de 410-700€ y tercero de 710-900€. Si tu ganas 700€ te quedas en el segundo tramo y tu cotización no va hacer total sino la mitad de lo que has trabajado en realidad.

Hay otras discriminaciones, que ahora estoy descubriendo. Por ejemplo yo, que ya estoy aquí desde hace muchos años e incluso ya tengo mi nacionalidad española, no puedo pedir ningún crédito. Con mi marido estamos pensando que ya nos vamos a quedar. Mis hijas nacieron aquí y para ellas este es su país. Entonces estamos intentando pedir un crédito para comprar un piso porque los alquileres son muy altos. Y no me lo dan porque no tengo nomina. Sea, aunque yo tenga mis ingresos regulares porque la señora me paga el sueldo regularmente haciendo ingreso en el banco, no tengo las nominas en papel y no puedo pedir crédito. En nuestro sector no te dan las nominas… no es como una impresa… El Banco me dijo que sin nominas y, tomando en cuenta que en este trabajo hay mucha inestabilidad, no se contempla ningún crédito.  Es una pura discriminación administrativa.

Yo pienso que tenemos que luchar por nuestros derechos. E nuestro sector hay mucha desinformación, hay muchas compañeras que no tienen ni tiempo para informarse, o no se apoyan en una red como es una asociación, que para mi es muy importante. Yo conocí a SEDOAC porque estuve en un trabajo a donde llegué a sentirme muy explotada, y necesitaba que alguien me diga cuales son mis derechos, que alguien me diga si lo que me piden es normal o la que no entiende nada del trabajo soy yo. Y empecé a buscar. Encontré a SEDOAC y allí aprendí muchas cosas. Fui a talleres con abogados, con psicólogos y me empoderé. Ahora conozco mis derechos y puedo reaccionar cuando alguien no los respeta. Llegué incluso a hacer 3 veces una denuncia y gané cada vez. Los empleadores a veces piensan que pueden hacer cualquier cosa y no es así. Nosotras también tenemos nuestros derechos.

La primera denuncia que hice fue porque me despidieron de un día para otro. El viernes me dijeron que el lunes ya no necesitan que vuelva a trabajar. Intenté explicarles que deberían haberme dado un pre aviso y no había manera que entiendan. Llevaba allí solo 6 meses entonces no era cuestión de mucho dinero, unos 300€ no más, pero hable con el abogado de SEDOAC y decidí denunciar principalmente porque es la única manera que aprendan y para que a las otras que van detrás tuyo no le pase lo mismo.

Aquí hay que venir con una cabeza bien fría y preparado mentalmente… Yo tuve papeles desde el principio y a los 5 años obtuve incluso la nacionalidad. Pero si vienes sin papales es muy duro. La Ley de Extranjería dice que tienes que estar en España durante 3 años para poder optar por una regularización por el arraigo. ¿Como me pides a mi que yo este en tu país durante tres años para poder regularizarse? ¿Y que voy hacer durante estos tres años? ¿Voy a vivir del aire? ¿Voy a comer el aire? ¿Voy a vivir en la calle? … oye, yo también necesito un techo, necesito comer…. Por eso hay tantos abusos, porque la gente sin papeles está a menudo desesperada y acepta cualquier condición. El “no” puedes decir cuando tienes techo, cuando tienes que comer y muchas no tienen ni uno ni otro. Y ahora en la pandemia, la cosa se presenta aun peor. 

*Convenio 189 sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos de la Organización Internacional del Trabajo, 2011; no ha sido ratificado por España todavía.


Para saber más: Entrevista con Edith, la portavoz de la Asociación SEDOAC (Servicio Doméstico Activo) en Madrid.

Hanna Jarzabek - Photography & Documentary Storytelling

Documentary photographer and Multimedia Storyteller specialized in projects addressing discrimination and societal dysfunctions, with accent on Europe.
Website via Visura

Hanna Jarzabek - Photography & Documentary Storytelling is integrated to:
Visura website builder - grow your photography business
Visura's network for visual storytellers
A photography & film archive by Visura
Photography grants, open calls, and contests
A newsfeed for visual storytellers