PEOPLE BEHIND ART

El sector artístico y cultural es  uno de los sectores más afectados por la crisis que estamos atravesando y, sin embargo, parece ser uno de los más olvidados e invisibles a la hora de evaluar las consecuencias de la pandemia. Como fotógrafa, me siento muy identificada con esta problemática y creo importante visibilizar nuestra situación y transmitir testimonios personales directos a un público más amplio.

Durante el tiempo más duro de la pandemia, en el sector de arte, muchos nos quedamos prácticamente sin trabajo. De un día para otro, vimos como disminuían nuestros encargos, conciertos, exposiciones y otras actividades, sabiendo además que no podríamos acoger a un ERTE que asegurase nuestros ingresos. Sin salario alguno, muchos artistas se encontraron en situaciones de gran vulnerabilidad y los que pudieron afrontarlas fue a menudo gracias al apoyo de sus familiares o entorno más cercano. Esta situación no ha sido muy visibilizada y, mientras que los medios de comunicación se hacían eco de la fuerte crisis en el sector turístico o de la hostelería (por dar sólo unos ejemplos), poco o nada se decía sobre la situación en el sector cultural.

Al mismo tiempo, muchos artistas organizaban de manera espontánea y voluntaria conciertos y actividades online disponibles gratuitamente para el público general. Una iniciativa bienvenida por todos para sobrellevar el periodo más duro del encierro. Cada vez más se subraya la importancia del arte para la salud mental y lo mucho que nos puede ayudar para superar las consecuencias de la pandemia en este sentido. ¿Quizás este es un buen momento para hablar del coste humano que hay detrás de todo lo que engloba el sector de la cultura?

Incluso en tiempos “normales” la situación laboral de muchos artistas es precaria, pero la pandemia ha mostrado con crudeza nuestra vulnerabilidad frente a la crisis y la inseguridad en que solemos trabajar. Nuestro trabajo es nuestra pasión, pero, en palabras de uno de los participantes de este proyecto - “nosotros también necesitamos llenar la nevera”. Esta frase transmite un sentimiento muy presente en nuestro sector. No podemos vivir ni de nuestra pasión ni del aire, y como todos, nosotros también necesitamos un techo. Creo que durante todo el tiempo de la pandemia en España, esta voz ha sido muy poco escuchada y contrarrestarlo es el principal objetivo de mi proyecto. 
...


PILAR TEJERO
Cantante lírica


"Para mí, el cantante es el médico de almas." 


Soprano y profesora superior de canto, comenzó a cantar a los 11 años. Terminó el grado Superior de Canto en el Real Conservatorio de Música con Matrícula de Honor en Madrid. Estudió técnica vocal con varios maestros tanto al nivel nacional como internacional, como Peter T. Harrison, entre otros. En el 2002, interpretó a María Callas en un documental de televisión española, “Al otro lado del espejo – la vida de María Callas”, dirigido por Javier Díez Moro. Durante la pandemia, se involucró en la organización del primer Sindicato de Artistas Líricos de España (ALE). 




PODCAST - PILAR - coming soon




En este proyecto decidí concentrarme sobre todo en las personas que viven de actividades artísticas (música, pintura, fotografía, ilustración,…) como autónomos.


ARTISTAS LÍRICOS


Entre los artistas líricos la variedad de situaciones laborales es considerable pero la precariedad e inseguridad laborales son recurrentes. Se libran de ello algunos nombres importantes, que, gracias al reconocimiento y a un contrato estable en un teatro, consiguen un nivel de vida más que correcto, pero el arte lírico no se limita a este grupo reducido de personas. La mayoría de estos artistas trabajan en condiciones injustas, sin protección ni seguridad algunas. En general, se les contrata por espectáculo, lo cual implica que fuera de estos períodos la mayoría no está dada de alta en la seguridad social porque no se puede permitir pagar las cuotas de autónomo sin la seguridad de unos ingresos.

Los pagos por un espectáculo varían según una serie de factores, pero, según los entrevistados en este proyecto, pueden llegar a niveles tan bajos como 150€ por actuación. Si se toma en cuenta que un artista lírico tiene que cubrir gastos de desplazamiento, de alojamiento y, en general, contratar un pianista para poder preparar su repertorio, el pago por su actuación resulta irrisorio.

Durante la pandemia, los artistas líricos se quedaron sin posibilidad de trabajo, sin salario ni ERTE, ya que muchos no tenían un contrato de suficiente duración previo a la pandemia. Muchos otros tampoco pudieron acogerse a otros tipos de subsidio ya que las únicas ayudas previstas por el gobierno fueron destinadas a la gente dada de alta en la seguridad social de manera continua durante un mínimo de tres meses. Este requerimiento simplemente no responde a la realidad de los artistas líricos en España pues pocos de ellos suelen estar dados de alta de manera continua por tanto tiempo.

Según Federico Figueroa, director escénico y promotor cultural, varios artistas, sin salario ni ningún tipo de ayuda, se encontraron en la necesidad de acudir a las despensas solidarias de comida durante el periodo más duro de la pandemia. Esta situación empujó a 5 artistas (Federico incluido) a lanzar una petición de ayuda, dirigida al Ministro de Cultura. En marzo del 2020, la iniciativa dio como fruto el nacimiento de la ALE - el primer Sindicato de Artistas Líricos en España. Su objetivo es, según la página web de la ALE, “contribuir a cambiar el modo en el que se gestiona la cultura en nuestro país e intentar que los artistas líricos tengamos unas condiciones de trabajo mejores, más justas y, sobre todo, lo hagamos desde la seguridad de vernos y sentirnos protegidos.” 

Más información sobre ALE
...


SERGIO MARTÍNEZ
Fotógrafo y pintor


Estudió en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Hizo un voluntariado en el marco del programa “Voluntariado Europeo” en Italia, a raíz del cual obtuvo una beca para desarrollar un proyecto fotográfico personal sobre Estambul. Desde hace 14 años, vive y trabaja como fotógrafo en Madrid, dedicándose sobre todo a la fotografía de viajes y realizando al mismo tiempo encargos como fotógrafo de bodas o para las portadas de discos. Desde hace 12 años, colabora como fotógrafo con la revista Condé Nast Traveler – una de las más importantes revistas internacionales de viajes. Durante la pandemia volvió a su gran pasión – la pintura - y actualmente, al margen de su trabajo como fotógrafo, desarrolla un proyecto de retratos que abarca ambas técnicas.

“A mí, desde la crisis del 2008, me siguen regateando los precios por la foto. Me siguen pidiendo si puedo entregar más por menos precio. Y ahora tengo miedo de que van a utilizar aún más la misma excusa. Que me van a decir que todos tenemos que hacer un esfuerzo. Pero, a ver, yo sigo pagando lo mismo por mis cosas, o sea, ¿dónde está la parte de esfuerzo que me tiene que venir a mí compensada?” – Sergio. 





PODCAST - SERGIO - coming soon


LA FOTOGRAFÍA


El sector de la fotografía es muy amplio y variado y la situación laboral de un fotógrafo de moda o de publicidad suele ser muy diferente de la situación de un fotoperiodista. Aun así, los que somos autónomos, compartimos algunos riesgos de precariedad e inseguridad laboral, derivados de las deficiencias de la regulación vigente y de las malas prácticas desarrolladas en el sector.

La figura de autónomo en la ley española, incluso en tiempos “normales” nos expone a una serie de situaciones que vulneran algunos de los derechos laborales más básicos. Una baja por enfermedad o derecho a descanso para nosotros suponen un lujo y estar disponibles 24 horas se ha transformado prácticamente ya en una regla. A todo esto hay que añadir las altas cuotas de autónomo (unas de las más altas en Europa), invariables incluso durante aquellos períodos en que no conseguimos ningún encargo ni salario. Al mismo tiempo, es más que frecuente que se nos pague el trabajo 2, 3 o incluso 4 meses después de haber entregado el material pedido y, mientras tanto, tenemos que avanzar el IVA de las facturas emitidas, que esperamos cobrar algún día.

Tenemos mucha flexibilidad y libertad de horarios, pero el precio que pagamos por ello es alto. Difícilmente nos podemos permitir el lujo de apagar el teléfono, incluso los días de descanso o en vacaciones. Una vez realizado el trabajo, la entrega de fotos tiene que ser casi inmediata, aun si el pago nos llega 90 días después. Añádase a esto las numerosas ocasiones en que se nos propone como única forma de pago la mera promoción con el argumento de que ver nuestras fotos publicadas ya debería darnos suficiente satisfacción.

Durante la pandemia, muchos de nosotros hemos perdido encargos, charlas, proyecciones, exposiciones, festivales y otros tipos de actividades culturales, sin recibir ninguna compensación por ello. Las personas dadas de alta como autónomas pudieron pedir ayuda para el pago de cuotas y una subvención de unos 600€ durante los primeros meses. Mientras que esto podría ser suficiente, con un cierto esfuerzo, para aquellos sin cargas familiares o que compartan piso con otras personas, la mayoría tuvo que buscar soluciones por su cuenta y muchos tiraron de sus ahorros o solo subsistieron gracias al apoyo de su entorno.

Ahora las actividades y los encargos empiezan a retomar su ritmo, pero, como dijo Sergio más arriba, la tendencia a utilizar la crisis como excusa para rebajar los precios existe y, de nuevo, se nos pide a nosotros asumir este coste de manera individual y plena. 


...


KIKE IBAÑEZ
Ilustrador y pintor 


Estudió diseño gráfico en la Escuela de Artes Gráficas Islas Filipinas y la Ilustración Editorial en la Escuela Superior de Dibujo Profesional (ESDIP) de Madrid. Desde 2008 se dedica a la ilustración para editores, publicistas, periodistas, músicos y libros para niños. En el 2020 recibió una subvención que otorga el Gobierno Vasco a la creación gráfica de un álbum ilustrado. Últimamente desarrolla también su faceta de pintor, uniendo en un proyecto personal las dos pasiones de su vida: pintura y ciclismo. 

“Durante el estado de alarma la bajada de encargos era importante y probablemente no hubiese podido mantenerme si no fuera por varias ayudas y varias suertes que he tenido. Pero la ayuda que yo recibí no fue específicamente al sector cultural, sino que fue una ayuda para los autónomos de cualquier tipo de sector. A mí esa ayuda, aunque la agradezco y la valoro, no es la que me ha salvado durante la pandemia. A mí me ha salvado mi trabajo, me han salvado los cobros de derechos de autor y me ha salvado la beca que me dieron. Pero yo tuve suerte. 

La cultura era castigada ya antes de la pandemia. Ha sido muy útil durante la pandemia, porque es muy importante al nivel de la salud mental, como hemos visto con la música, los libros. Pero si me preguntas si algo va a mejorar en la situación de la cultura, sinceramente no creo que vaya a cambiar. No creo que vayamos a tener un reclamo global para valorar más la cultura, porque al final la campaña no ha sido en favor de la cultura. La campaña ha sido en favor de la cañita en el bar. Pero mira, en este sector, por mucho que nos castiguen, siempre estamos ahí dando guerra.” - Kike



PODCAST - KIKE - Coming soon 


LA ILUSTRACIÓN



Coming soon  

...


JOSEMI SÁNCHEZ
Músico de sesiones  


Se dedica a la música profesionalmente desde hace 25 años. Ha trabajado con artistas como David Bisbal, Raphael, Pablo Carbonell, Ismael Serrano y Miriam Rodríguez, entre otros. Participó al lado de Mariel Hassan en el Festival WOMAD de música del mundo, creado por Peter Gabriel. Ha participado en varios musicales entre los cuales destaca "Forever King of POP" – homenaje a Michael Jackson (el único avalado por la familia Jackson). Colaboró en varios temas de música de película compuestos por Roque Baños y  durante 8 años trabajó también componiendo temas musicales para las televisiones. 

“Durante la pandemia, la cultura se ha quedado un poco de lado, como importa menos… Pero, claro, no se han dado cuenta de que hay miles y miles de familias que viven de eso. Si no hay un concierto, no solamente es el artista el que se queda sin trabajo. Es el artista, son sus músicos, la gente que monta el escenario, la gente que trabaja en las taquillas…, o sea, mucha gente que no ha podido trabajar. Y, que yo sepa, nadie ha recibido nada. 

No sé si se podía haber hecho más, la verdad, porque, claro, si cierras todo y no puedes trabajar, ¿qué se puede hacer? Pero ha sido todo un poco contradictorio. Ver restaurantes y cafeterías abiertas, gente sin mascarilla desayunando, comiendo y en un teatro había más impedimentos para hacer un concierto, por ejemplo. Entonces, bueno… yo, viéndolo desde casa,… me ha parecido un poco injusto. O salimos todos o no sale nadie. Para nosotros es triste porque nosotros también tenemos que llenar la nevera y tenemos que comer.” - Josemi.




PODCAST - JOSEMI - coming soon



MÚSICA Y ESPECTÁCULOS



Coming soon  
...
...


Projecto financiado por el Fondo Asistencial y Cultural de VEGAP 
Beca Ayudas a la Creación S.O.S ARTE/CULTURA 

Hanna Jarzabek - Photography & Documentary Storytelling

Documentary photographer and Multimedia Storyteller specialized in projects addressing discrimination and societal dysfunctions, with accent on Europe.
Website via Visura

Hanna Jarzabek - Photography & Documentary Storytelling is integrated to:
Visura site builder, a tool to grow your photography business
Visura's network for visual storytellers and journalists
A photography & film archive by Visura
Photography grants, open calls, and contests
A newsfeed for visual storytellers